Terminamos y ahora tengo el mejor “REBOUND”

Estándar

Hace unas siete semanas termine la relación que tenía. Cuando di por terminado con la relación, rápido se abrió un mundo de oportunidades y una guerra entre el id, el ego, el superego y mi ser. El id comenzó a querer recuperar la relación al momento y decía: “Lo quiero de vuelta y ahora.” Mientras que el ego analizaba profundamente y me decía: “No sientes nada, estas bien” El superego me decía: “Es profundo lo que sientes, sigue amándolo. No es bueno irse con otra persona” Y volvía el ego inconforme con lo que es, tal como es y lo dominaba el deseo de querer sentirme atractiva, poderosa y llamativa ante los hombres. Me llevaba a una evaluación profunda de ocultar mis sentimientos y/o sacarlos a flote.

Mi autoestima se veía en juego, había mucha indecisión, era una encrucijada. Ya no sabía si el ego, el id, el superego o mi ser era el que hablaba. El ego quería una venganza y sin fundamento, con rencor, con señalamientos, y juicios. Hablaba, solo hablaba: “Olvidar será más fácil,  es mejor insultarlo y desahogarte.” “Anúlalo de todos lados y no busques manera de contactarlo” “Tienes demasiadas opciones, muchos quisieran estar contigo” El ego me susurraba cada vez más: “Es más fácil salir con alguien de rebote (Rebound) y anular tus sentimientos”. “Es más fácil tapar el hoyo con otra imagen y olvidar que ahí hay un roto” “Conoce a otra persona, te ira bien”

No sé cómo sucedió pero decidí tener una relación de rebote (un rebound). {Para los que no conocen el término de “rebound” o relación de rebote es: un intento de llenar el vacío  que dejo tu expareja en tu vida con otra persona. Es un intento de evitar el dolor de la ruptura, de sentir lo mismo que sentías cuando estabas con tu expareja. Las personas suelen hacerlo para no sentirse solos, para sentir seguridad e impulsar la autoestima tan pronto rompes con tu pareja.}

slideshow-things-to-do-romance
Me di la oportunidad y conocí a un ser  maravilloso, increíblemente comencé a sentir que mi vida se llenaba. Aun no creo la manera en que me trata. Todos los días me mira a los ojos y me dice: “Eres Maravillosa, eres perfecta, tendrás un hermoso día, porque te lo mereces” Rápido comencé a aprender a su lado, todo se volvía perfecto. Me ayudo a darme cuenta de que en mis momentos más tensos y/o de miedo, mi respiración se paralizaba y mi cuerpo se congelaba. Me enseñó a respirar, a confiar, amar, estar en gratitud y aceptar las imperfecciones que yo pensaba que tenía. Me agarro de sus manos y me ha llevado a cumplir mis metas. Si me ve caer me levanta y si me pongo triste me hace reír a carcajadas. Me recuerda estar más en contacto con mis amigos y familiares. Me sentó firmemente y me enseñó a escuchar a los demás. Me dio la confianza de decirle mis mayores secretos y me habla siempre con la verdad.

Esa profundidad, ese cariño y su conexión, me inspiraron a retomarme. Lo mejor de todo es que no se quedaba en palabras, sino en acciones. Comencé a hacer todo lo que había dejado de hacer por cuentos que me hice en la cabeza, por miedo. Su apoyo es tal que no me hace sentir la necesidad de motivos para actuar o dejar de hacer las cosas. Me lleva al gimnasio, me lleva a comer, me hace reír, me hace sentir que vivo en un eterno ahora.

Mi vida cambio por completo. Mis fruncidos de seños cambiaron a sonrisas, me conecto mejor con las personas, he tenido experiencias inolvidables y hasta veo a todo el mundo con un punto de vista diferente. Sin juicios, sin miedos, sin rencor y con base en el amor. Hasta mi familia ha aceptado el “rebound” con los brazos abiertos y mis amistades aplauden su personalidad y maneras de ser.

Pareciera que ahora vivo en una Utopía donde mi corazón corre con gran energía, paz y amor. Nunca imagine que esto era posible. Jamás imagine que pudiera ser real. Hasta me he atrevido a vencer mis miedos. Ahora me ocupo, no me preocupo. No hay nada que perder, todo empezó a ser experiencias, lo que me sucede ni bueno ni malo. Un triunfo continúo, como sea que venga.

Playa
Ese ser maravilloso del que he hablado, es la mejor relación de rebote o “rebound” que he conocido. Tiene mi nombre y mis apellidos, me encontré de frente a mí, me enamore de mí ser, me agarre de la mano y comencé a amarme ante todo. Mi conciencia está clara de que no necesito de nadie para ser amada, apoyada, consentida, motivada e inspirada. Sólo me necesito a mí misma. Una mujer libre, apasionada y amorosa que muestra su poder en el amor. Qué aprendió a soltar el pasado. Soy una mujer que se atrevió a decir: “Todas mis relaciones tienen algo en común, y eso, soy yo.” Si quiero tener una relación en excelencia elijo hacer las cosas diferentes, elijo abrazarme a mí primero y jamás volver a perderme, elijo respetarme, ayudarme y mantenerme estable ante mi ser, ante mis sueños, ante mi familia, ante los que me rodean y ante el mundo entero. Me di cuenta que todos los juicios que hacía en mis relaciones eran cosas que yo hacía o era capaz de hacer.

Ahora tomo las cosas con calma y vivo el momento. No tengo miedo a estar sola. Tengo amor propio.  Solo yo puedo hacerlo, solo yo puedo comenzar a tener una relación conmigo misma. Solo yo puedo vivir en plenitud y no decir “Soy Feliz” cuando en realidad algo me hace falta o me molesta dentro de mi corazón. Ya no me invento que “Soy Feliz” cuando en algún momento voy a experimentar emociones negativas. Ahora digo: “Estoy viviendo” y eso me hace sentir Feliz y Plena. Estoy viviendo porque a veces siento alegría, tristeza, decepción, dolor, regocijo. Cuando mi corazón duele, compruebo que estoy viviendo y que no estoy muerta. Ahora me siento humana, estoy viviendo y estoy siendo. A quien le hice caso fue a mí SER.

11391485_10152809920637191_6880022478583282041_n

Esta ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. El momento en que me toque compartirla, estoy segura que mi mejor “rebound” no me abandonara, porque ahora mi relación conmigo misma, es para siempre.  Por otra parte si me toca cortar otra relación me siento con la madurez de enfrentar en amor a alguien que compartió tantos hermosos momentos conmigo, decirle la verdad sin miedos y seguir mi camino con inteligencia emocional. Esto no es cuestión de género, esto es cuestión de nunca dejar de SER. Ahora he retomado a esa mujer poderosa,  maravillosa y con gran visión ante la vida, que está 100% comprometida consigo misma y está viviendo en acción.

¡Me retomé!

Me amo,
Mayra Matos Pérez

10506729_10152821645762191_2011718443378074_o10922306_10152821649012191_374151513712659171_o

Anuncios